lunes, 23 de febrero de 2015

2014 de viaje en viaje / 2015 de vuelta al Blog!


El 2014 fue un año extraño, sucedieron muchas cosas para solo un año, no digo que fue un mal año; sino que las cosas que pasaron, positivas y negativas, fueron de tal magnitud que este 2015 esta definido por sus consecuencias.




Uno de los puntos importantes del año pasado fue el viaje de 7 meses que realicé. Era un evento que comencé a planear a finales del año 2013 cuando me di cuenta  que mi vida universitaria se acercaba a su fin y que no quería apresuradamente unirme al grupo de trabajadores anónimos que suele ser el siguiente paso en la línea del tiempo del ser humano. Así que como tenía la oportunidad de escapar un año de la vida laboral y tenía las ganas de aventurarme en un país distinto, decidí minuciosamente organizar un viaje en donde cada mes estaba planeado. Mi idea era ir a Australia trabajar en lo que fuese un par de meses y luego recorrer Australia, Nueva Zelanda y el famoso Sudeste asiático. Bueno, del dicho al hecho hay un gran trecho… Uno no puede planear la vida, ni menos un viaje de 7 meses en donde cada experiencia, desde la mas mínima, te hace replantearte las cosas… y además el hecho de que las cosas a veces no resultan como se esperan… como encontrar trabajo en la ciudad en  Australia, no es tan fácil como parece, ni menos cuando tu idioma nativo no es el inglés.

A los 3 meses en Australia mis papas decidieron realizar un viaje a Europa para visitar a uno de mis hermanos que vive en Bélgica, y como Australia les quedaba un poco lejos para ir a verme decidieron invitarme a viajar con ellos, por supuesto no me negué. Aunque tenía una idea en mi mente de que prefería recorrer el sudeste Asiático por ser un lugar al que difícilmente volvería en el futuro, Europa es Europa… y los años en la escuela de Arte formaron en mi mente un amor gigantesco hacia el viejo continente. 


Así que el 2014 además de Australia tuve la oportunidad de volver a Alemania y de conocer Bélgica, Holanda, Francia, Inglaterra, Escocia e Italia… y de pasadita Vietnam.





Cuando cuento que estuve de viaje en tantos lugares diferentes, siempre me preguntan y ¿qué lugar te gustó más?... y es difícil responder, cada lugar tiene algo que me gustó y que me sorprendió, asi como también algo que no. Pero creo que si me preguntan en el ámbito de la comida tendría más claridad en mi respuesta.

Empecemos con Alemania.
Su gastronomía no es muy amplia, sobre todo en el sur donde fuimos a un restaurante y la carta tenía 10 platos con los mismos ingredientes, carne de cerdo en distintas versiones y cortes, repollo en sus distintas variedades y papas en sus diversas preparaciones.
No me importa la poca variedad que tienen, ya que creo que gracias a eso han logrado que, para mi, el pan y los embutidos que hacen sean los mejores que he probado.
No se porque se piensa que Francia tiene el mejor pan, para mi Alemania es por lejos el panadero del mundo. Variedad y calidad!


Las salchichas, Jamones, Salames.... los embutidos Alemanes se ganan un espacio en mi corazón y con mucha razón, tienen sabor, son variados y demuestran calidad. Los alemanes saben hacer bien las cosas.



Que me gustó de Bélgica..... Mi hermano Felipe me haría decir que las papas fritas de doble cocción son las mejores del mundo... pero debo confesar que probé unas mejores en Australia. Hay que nombrarlas de todas formas, se dice o por lo menos mi hermano me repitió varias veces que las papas fritas Belgas son las mejores del mundo y se deben a su doble cocción, lo que las hace más crujientes.

No se si Felipe me contó o lo leí... pero recuerdo una pequeña historia sobre como surgieron estas papas fritas. Era algo así sobre un castillo en el cual estaban esperando que llegara el rey para almorzar y tenían preparado entre los platos papas fritas. Pero el rey se demoró varias horas en llegar y los cocineros ya habían freído las papas fritas por lo que cuando llegó por fin el rey no tuvieron otra opción que freírlas nuevamente. Cuando se las sirvieron al rey este quedó  maravillado, así que en el castillo del rey se siguieron preparando las papas fritas de doble fritura hasta que se expandió por la pequeña Bélgica y se hizo tradición.... será o no verdad me da igual.... a mi me gusta.

Lo que si me fascinó de Bélgica fueron los Wafles, pero especialmente en Brujas... Si usted va alguna vez a Brujas y entra a la Iglesia donde se encuentra la sangre de Cristo o va al registro civil y al salir ve un carrito que vende helados y wafles no dude en comprar uno. Es el mejor del mundo, no es ni tan dulce, ni blando ni esponjoso como son los wafles que conocía antes de este, sino que es crujiente, con un toque de dulzura y suave; y curiosamente lleva levadura.





Francia.... Específicamente Paris.
Si quiere comer bien, informese bien o pague. Como iba con mis papis ellos me llevaron a un restaurante llamado Allard, recientemente adquirido por Alain Ducasse (un gran chef Frances). Y creo que no tengo palabras para decir lo maravilloso que fue, hasta el agua del baño tenia buen sabor!


Pate increíble que había sacado hasta premios.


Pato al Vino tinto, creo que tenia cognac, champiñones e higos!



Inglaterra y Escocia....Comi rico pero nada que me haya vuelto loca.
En Escocia un día fuimos a comer a un lugar y de entrada habían como 4 opciones y una era el Haggis que había escuchado que era típico escocés, pero no sabia que era. El mozo me explicó muy resumidamente que eran unas bolitas de carnes típicas escocesas, así que decidí probarlas. Eran mm si ricas, la textura era un poco curiosa pero me lo comí todo, incluso mi mama que a veces es vegetariana las probó. Al día siguiente fuimos a un Tour y empezaron a hablar del Haggis y su preparación y para eso usó como ejemplo un famoso personaje escocés del cual no recuerdo el nombre. A este personaje lo habían asesinado de una forma bastante brutal, para que muriera lento y dolorosamente le habían realizado un corte en el estomago y sacado el intestino, el hígado, el páncreas, todo lo que se encontraba por ahí, picándolo finito... en ese momento de la historia yo estaba bastante horrorizada pero continuo y fue peor! Porque volvió al plato típico escocés y dijo, así es el Haggis pero en vez de este famoso personaje, es de las partes interiores de una vaca. Yo lo había comido el día anterior, por una parte pienso que menos mal no sabía lo que era y puedo decir que he probado algo típico escocés, pero después de tal historia y de saber lo que es, dudo que vuelva a comer, prepararlo o pensar siquiera en él.



En Italia se come simple, rico y bien. Hay tres cosas que quiero rescatar la Rivolita, Panna cota y la sopa espesa de Tomate, tres cosas que TENGO que hacer este año.



Ese fue el año pasado.... me la pase comiendo, sin un computador en el cual escribir lo que probaba pero este año no tengo escusa.
Nos vemos


La Rebe   



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada